¿Cómo gestionar el tiempo desde la perspectiva energética?

atrapadoeneltiempo

Quizá sientas que el día debiera tener más horas para poder hacer todo lo que querrías, quizá pienses cómo organizar la agenda con mayor éxito, agrupar las tareas, mejorar la concentración, eliminar las distracciones… y así continúa la interminable lista de buenas intenciones y propósitos que hacemos para mejorar nuestra gestión del tiempo.

El tiempo es mucho más que lo que tardamos en realizar una acción, es una energía que nos permite, si entendemos cómo funciona, aprovechar al máximo nuestra vida y apoyar que los proyectos que queremos realizar se materialicen verdaderamente.

Una buena gestión del tiempo va mas allá de ordenar la agenda a diario y cumplir un programa que nos hemos creado, por una parte, es probable que encontremos algún impedimento que no favorezca que se cumpla lo previsto al detalle, por otra, la gestión de la energía tiempo, nos permite desechar tareas inútiles para nuestra acción, que aunque se gestionen al milímetro, puede que no estén aportando nada relevante a nuestra vida.

¿Alguna vez has tenido una idea que quieras materializar sin tener la certeza del éxito al llevarla a cabo? ¿De qué depende este éxito?

Las ideas, están ahí, a veces, incluso conocemos a personas que han desarrollado la misma idea que nosotros habíamos pensado, pero, ¿qué habría sucedido si hubiera sido yo quien lo hubiera hecho? ¿Cómo puedo saber que el proyecto que quiero crear tiene que ver conmigo? Podemos verificar mediante un test físico si estamos o no en armonía con los proyectos que queremos desarrollar, este hecho supone un gran ahorro, ya que amplia nuestras posibilidades de éxito al iniciar nuevos proyectos, trabajos, acciones…

Podríamos incluso verificar que los colaboradores y socios elegidos son idóneos, si es buen momento o no para esa acción o negocio, qué probabilidades hay de que salga adelante, etc.. Y no es magia, se trata de desarrollar nuestra propia sensibilidad y escucha para no ir a ciegas en todo lo que se refiere a nuestra vida.

En las 24h hay diferentes tiempos, el tiempo no es una caja en la que todo se pueda meter. Encontramos un claro ejemplo cuando vivimos un conflicto en el trabajo y nos lo llevamos a casa, lo que hace que permanezcamos en el “tiempo profesional” durante el tiempo que decidimos que es para la familia o el ocio, de esta forma, no estamos presentes ni en una parte ni en la otra, provocamos no querer vivir esa situación de conflicto, y perdemos la armonía con nuestra identidad y nuestro entorno.

One Comment

  1. Nikki 18 septiembre, 2017 at 14:35 - Reply

    Fantástico. Sí que sí, Nos ahorra mucho tiempo. Gracias. lo comparto

Leave A Comment